Drynet is and has
been supported by:


Atrás al mapa Imprimer

Atrapaniebla en el borde costero del desierto de Atacama, Chile

Area experimental de cultivo agricola en zona desertica utilizando agua atmosferica

Ecosistema: aridas: desierto

Resumen

Versión corta revisada: Pescadores que Atrapan Nubes en busca de Medios de Vida Alternativos - Recolectores de niebla en la frontera costera del Desierto de Atacama, Chile (pp 2 - format pdf)

En una de las regiones más áridas del mundo, el desierto de Atacama, en el norte de Chile, se lleva a cabo un proyecto orientado a mejorar las condiciones de vida de una comunidad que perdió su forma de subsistencia debido a la contaminación generada por las explotaciones mineras. A través de la implementación y desarrollo de éste y otros proyectos similares, se busca también generar un modelo de uso de un recurso natural característico de esa zona, la niebla costera, para mejorar las condiciones del suelo y hacer un aporte a la lucha contra la desertificación.

Debido al desastre ambiental generado por las empresas mineras, que destruyó su principal fuente de subsistencia e ingresos, un grupo de pescadores artesanales de las caletas de la comuna de Chañaral se propuso desarrollar actividades económicas alternativas, recurriendo a la captura de agua de la niebla costera del desierto de Atacama. Con la asesoría del Instituto de Geografía de la Universidad Católica, los pescadores hicieron estudios durante dos años (1998-2000) sobre las posibilidades de captar agua suficiente para proyectos productivos mediante el sistema conocido como atrapanieblas.

Gracias al apoyo técnico y administrativo de la Municipalidad de Chañaral y al aporte financiero de agencias donantes de Australia y Canadá, la Agrupación Atrapanieblas de Falda Verde realiza actualmente cultivos de tomates en invernaderos y plantaciones de aloe vera, cuya venta en la comuna les está generando algunos muy necesarios ingresos.

Como parte del proyecto, la agrupación utiliza también el recurso hídrico obtenido de los atrapanieblas para surtir de agua potable a los turistas que visitan el cercano Parque Nacional de Pan de Azúcar. A fin dar a conocer el sistema que desarrollaron en Falda Verde y generar algunos ingresos del turismo, los miembros del grupo construyeron un sendero con lugares de descanso, que va desde las plantaciones en la parte baja, hasta la cima del acantilado, donde se yerguen los atrapanieblas que producen el agua de regadío para los cultivos.

Historias antecedentes

Informacion General (Datos del pais y la region) 

bahiachanaral1

 

 

Descrito en los textos escolares como una "larga y angosta franja de tierra", Chile extiende sus 4.329 kilómetros de longitud entre la cordillera de Los Andes y el océano Pácifico. Haciendo gala de contrastes geográficos y climáticos extremos, sus tres primeras regiones albergan uno de los desiertos más áridos del mundo, Atacama, y las tres últimas incluyen en sus territorios los innumerables lagos, fiordos y campos de hielo que conforman la Patagonia chilena.

 

ii-004-p4-small

La región de Atacama tiene una superficie de 75.176 km2, representando el 9,9% de la superficie del país. La población regional es de 254.336 habitantes, equivalente al 1.67% de la población nacional y su densidad alcanza a 3.4 hab/km2. El crecimiento de la población, en el período intercensal, ha sido de 1,0%, encontrándose bajo el promedio de crecimiento nacional. La población rural es de 21.717 personas, lo que representa el 8,5% de la población total regional. La capital de la región es Copiapó La región de Atacama está dividida administrativamente en 3 provincias y 9 comunas.

La provincia de Chañaral se ubica en el norte de la III Región y tiene una superficie de 24.436 Km2. En su territorio se encuentran las comunas de Chañaral, capital provincial, y Diego de Almagro.

La comuna de Chañaral se asienta directamente en el borde costero, en la bahía que lleva ese mismo nombre. Está ubicada a 972 kilómetros al norte de la capital del país, Santiago de Chile. Tiene una superficie de 5.772 Km2 y una población de 13.410 habitantes ( 97,60% de población urbana).

Antecedentes

El avance de la desertificación

La desertificación ha sido catalogada como uno de los problemas socio-ambientales más agudos de Chile. Los territorios, áridos y semiáridos, afectados por estos procesos superan el 60% del territorio nacional. Allí se concentran los mayores daños a los suelos, a la biodiversidad y a la productividad silvoagropecuaria en general. Por esta razón, la población rural inserta en estos ambientes, sufre directamente sus consecuencias, registrando altos índices de pobreza, falta de oportunidades y fuertes tasas de migración.

El análisis lo hace la Corporación Nacional Forestal (CONAF), organismo de gobierno designado punto focal de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, de la que Chile forma parte desde noviembre de 1997.

Los estudios de CONAF indican que el proceso de desertificación en el país estaría afectando una superficie aproximada de 47,3 millones de hectáreas, lo que equivale al 62,3% del territorio nacional, correspondiente principalmente a la mitad norte (I a VIII Región) y a la zona austral del país (XI y XII Región).

El fenómeno se expresa con mayor magnitud en la precordillera de la I y II regiones, la faja costera de la I a la IV regiones, las áreas ocupadas por las comunidades agrícolas de la III a la IV Región, el Secano Costero de la V a la VIII Región, la precordillera andina de la VI a la VIII Región y las zonas degradadas de la XI a la XII Región.

Según antecedentes del "Mapa Preliminar de la Desertificación en Chile", donde se analizaron 290 comunas, el 93% de éstas se encontrarían afectadas en diferentes grados por procesos de desertificación.

El fenómeno es el resultado de una combinación de las variaciones climáticas y del manejo y explotación inadecuados de los recursos biológicos, hídricos y mineros. A falta una política nacional que se traduzca en acciones importantes para detenerlo, seguirá avanzando paulatinamente hacia el resto del país.

El impacto ambiental de la minería

La Región de Atacama siempre mostró una fuerte actividad minera. A partir de las culturas originarias, durante el período colonial, el inicio de la industrialización y hasta el día de hoy, la minería es la actividad económica más importante de la zona. Actualmente es responsable de un 90% de las exportaciones regionales, representado por los recursos metálicos de cobre, hierro y oro, y los no metálicos de baritina, molibdeno y mármol. La región alberga algunas de las explotaciones mineras más grandes del país, (El Salvador, Manto Verde, La Candelaria) tanto del sector público como del privado.

En Chañaral se nota a primera vista el impacto de una tradición industrial de más de un siglo y medio. En la bahía desemboca el río Salado, que entre 1938 y 1990 transportó hasta el Océano Pacífico más de 350 millones de toneladas de desechos de las empresas mineras de la región.

De acuerdo con un informe de 1996 del Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (CIMM), la presencia de cobre y otros metales disueltos en agua convirtieron a la zona costera próxima a Chañaral en un lugar desprovisto de fauna y vegetación. Cuando el viento sopla, las arenas superficiales, junto con los sedimentos finos, forman tormentas de polvo altamente corrosivas e irritantes para los habitantes de la zona.

Chañaral es una de las comunas más pobres de la III región y presenta índices altos de morbilidad debido a la contaminación. Hay una alta emigración por las malas condiciones de vida. Antes de que hiciera crisis, en años recientes, la contaminación masiva provocada por las faenas mineras en la cercana precordillera, se desarrollaban en el área actividades económicas basadas en la pesca artesanal, ya que la bahía de Chañaral era rica en diversidad de especies marinas.

Desafios

Los pescadores de la bahía de Chañaral se vieron enfrentados en su hábitat a uno de los desastres ambientales más serios de la historia de la minería, que arrojó millones de toneladas de desechos en un ecosistema rico en biodiversidad y lo transformó en territorio estéril y contaminado. El proceso dañino sólo se logró detener judicialmente en la década de 1990. Hasta hoy la arenilla contaminada se desplaza con el viento, como material particulado, por todo el sector.

Cuando el impacto ambiental hizo imposible la pesca artesanal, los trabajadores afectados se vieron en la necesidad de buscar una actividad alternativa que les permitiera contar con un ingreso seguro y sostenible en el tiempo. Surgió así el proyecto de captar agua de niebla para iniciar una actividad agrícola en pleno desierto.

Probablemente el mayor desafío que debieron enfrentar los impulsores del proyecto de Falda Verde, fue el fracaso de anteriores iniciativas de captación de agua de niebla.

El IDRC, que en conjunto con la UNESCO financió los primeros proyectos de utilización de los atrapanieblas en el norte de Chile, ha analizado las razones que en su momento impidieron un mayor desarrollo y la continuidad de los mismos:

  • En primer término, las investigaciones de seguimiento mostraron que producir agua a partir de la niebla -incluso en lugares áridos—puede ser más costosa que otras alternativas disponibles. Los costos están muy relacionados con la distancia entre las redes (generalmente en remotos acantilados y laderas de montañas) y la aldea vecina que va a consumir el agua. En el caso del principal lugar de demostración del proyecto en Chile, se necesitaron seis kilómetros de tubería de PVC.
  • En segundo lugar, los atrapanieblas son frágiles y exigentes, física y socialmente. Las redes se rompen, las tuberías se filtran y el viento puede derribar toda la estructura. La mantención continua exige un nuevo tipo de gobernanza que debe ser organizada y sostenida por la comunidad local.
  • Tercero (y tal vez, en parte, como consecuencia de lo anterior, los atrapanieblas llegan a ser considerados por las comunidades locales como fuentes de agua de segunda clase -atractivas sólo hasta que las aldeas quedan conectadas a las redes de agua potable por cañería o a algún otro sistema de aprovisionamiento 'moderno'." (WATER / Part 2. The Approaches. David Brooks)

Agrega el documento del IDRC que en el caso de Chile, además, buena parte del agua de niebla no pudo utilizarse como agua potable debido a la preocupación de las comunidades por la contaminación ambiental causada por metales pesados liberados por los grandes y numerosos proyectos mineros que operan en la región.

Esta experiencia negativa no desalentó a los pescadores de de Chañaral, que no buscaban una alternativa a la falta de agua potable domiciliaria, sino una fuente de agua de regadío para plantaciones experimentales. En palabras de los miembros de la Asociación, el proyecto tiene como objetivo "conservar y proteger el patrimonio natural de Falda Verde, utilizando recursos naturales". A través de la obtención de agua mediante captadores de neblina, se pretende lograr "la reforestación y recuperación de especies autóctonas de la zona, creando así un espacio para la educación, investigación, recreación ecológica y el ecoturismo para los estudiantes, visitantes y comunidad en general en el desierto de Atacama. Queremos rescatar la biodiversidad de nuestra zona costera tan dañada por situaciones críticas de contaminación y desertificación. Los suelos y el cielo de este lugar son aprovechables para plantar, captar agua y sol, recuperándose además sitios históricos y culturales."

Estrategias

Estrategias

Los gestores de la iniciativa comenzaron a establecer contactos con diversos organismos para evaluar la factibilidad de capturar agua de la niebla que avanza diariamente desde el mar hasta cubrir los cerros, a unos 5 kilómetros al norte de Chañaral, y a unos 600 metros sobre el nivel del mar. En conjunto con el Instituto de Geografía de la Universidad Católica comenzaron los estudios y las prospecciones para determinar exactamente cuál era el potencial de captación y de qué forma debía realizarse la cosecha de agua.

Durante 2 años, desde 1998 hasta 2000, se instalaron instrumentos y se realizaron mediciones sistemáticas, que estuvieron a cargo de los mismos pescadores. La metodología para el monitoreo se basa en el uso de neblinómetros o colectores de niebla estándar de 1 metro cuadrado, hechos de malla de poliuretano e instalados a 2 metros del suelo.

¿Qué son los atrapanieblas?

La "camanchaca" es una nube baja que entra desde el mar y hace contacto con los acantilados costeros. En el norte chileno se produce todo el año, aunque su intensidad disminuye entre otoño e invierno. Waldo Canto, director regional de Conaf de la IV región puntualiza que el conocimiento, utilidad y efectos de las neblinas costeras data de por lo menos unos 5 mil años. Grupos humanos del litoral y del interior de Sudamérica, especialmente en Perú, recolectaban agua de árboles y arbustos o de fuentes que excavaban a los pies de los cerros costeros hasta donde se filtraba el agua después de que las nubes chocaban con ellos.

Las gotas de agua de la neblina costera son demasiado pequeñas que llegar a condensarse de modo natural en la atmósfera. Se estima que unos diez millones de ellas son necesarios para formar una gota de agua de un par de gramos. Para provocar su formación de modo artificial se utilizan grandes redes que atrapan las microscópicas gotas de agua que forman la "camanchaca," o neblina costera.

Los atrapanieblas están hechos de postes de eucaliptus y malla Raschel -una red de polipropileno que en los campos chilenos se utiliza para proteger del viento a cultivos como el kiwi, la papaya o los paltos. Para cada uno de los atrapanieblas se utilizan algo más de 4.000 mts. de malla.

ii-004-p2 

Estos paneles captadores se colocan de modo perpendicular a la dirección habitual del viento para interceptar el paso de la nube. La red es colgada entre dos postes y bajo ella se ubica una canaleta para recoger el agua, que escurre por gravedad. La instalación de las redes captadoras es relativamente sencilla y su costo depende del tamaño de cada instalación y del mantenimiento que necesite por las condiciones atmosféricas del lugar, en especial por la fuerza del viento.

 ii-004-p3

Desarrollo del proyecto

Obtenidos los datos duros (flujo diario, mensual, anual), y con la asesoría de la Municipalidad de Chañaral, los pescadores comenzaron a desarrollar el proyecto y a buscar fondos. Con los antecedentes en mano presentaron el proyecto a la Embajada de Australia, y con el aporte que allí obtuvieron, les fue posible construir 6 atrapanieblas, con una superficie total de 264 m2, e instalar más de un kilómetro de tuberías y un estanque de fibra de vidrio para almacenar los más de 1.000 litros diarios de agua captada de la niebla costera.

La idea de ir reemplazando lentamente la pesca artesanal por otra actividad, se materializó con la plantación de aloe vera y tomates en invernadero. El agua captada les permite mantener estos cultivos e incluso muchas veces reemplaza al camión aljibe que abastece a Chañaral y sus alrededores. La localidad donde se desarrolla el proyecto se ubica en el camino al Parque Nacional Pan de Azúcar, lo que les permite ofrecer agua a los turistas y además convertir Falda Verde en un nuevo punto de atracción, con un flujo de visitantes ya determinado y permanente.

El Proyecto Falda Verde ha seguido creciendo lenta y sostenidamente. Los seis atrapanieblas iniciales tienen una superficie de recolección de 48 metros cuadrados cada uno y se yerguen sobre el acantilado a 600 metros sobre el área de los cultivos. Una tubería lleva el agua hasta el invernadero ubicado a 100 metros sobre el nivel del mar y luego hacia los cultivos de aloe vera, sobre la arena del borde costero. El invernadero, hecho de material plástico, partió con casi 900 plantas de tomate.

En 2005 la organización de beneficencia canadiense FogQuest aportó cuatro nuevos atrapanieblas, además de alguna infraestructura para canalizar y almacenar el agua. Toda el agua cosechada se almacena en 2 estanques de 5 mil litros y una piscina de 30 mil litros.

Actores Involucrados

Partes interesadas y benificiarios  

Los beneficiarios directos son los 22 miembros de la Agrupación de Atrapanieblas de Falda Verde, Atacama, y sus familias, que cuentan ahora con los ingresos provenientes de las actividades agrícolas y turísticas que se han podido desarrollar gracias al proyecto.

Success

Logros

Los diez recolectores que existen actualmente en Falda Verde proporcionan diariamente alrededor de 600 litros de agua a los invernaderos y a las plantaciones de aloe vera que se encuentran al pie del acantilado. Se instaló un sistema de irrigación por goteo para el aloe vera, a fin de obtener un mejor aprovechamiento del agua. Las tareas de mantención de todo el sistema están a cargo de los propios integrantes de la Agrupación de Atrapanieblas .

Una tercera etapa del proyecto está próxima a iniciarse, con la construcción de otros 6 atrapanieblas y la plantación de 700 nuevas matas de aloe vera donados por la compañía minera Anglo American Chile, a través de su División Mantoverde, que explota una mina de cobre a rajo abierto a 56 kilómetros de Chañaral.

Sustentabilidad

Sostenibilidad

La simpleza de la tecnología, el bajo costo de los materiales requeridos y la abundancia del recurso básico: la niebla costera, son los tres pilares que aseguran la sostenibilidad del proyecto.

Pablo Osses, académico del Instituto de Geografía de la UC y uno de los investigadores que ha participado en el proyecto afirma que se trata de "un aparato sencillo y barato, ya que está pensado para gente pobre y con pocas habilidades técnicas; por lo tanto, debe ser fácil de construir y de reparar." Reitera que básicamente el sistema consta de dos postes y una malla doble con una cobertura de un 35 por ciento de sombra que permite el paso del viento. Cuando la nube choca con la malla, ésta atrapa gotas de agua que empiezan a precipitar por gravedad hacia una canaleta. Luego el agua pasa a una cañería y de allí a un estanque.

El montaje del sistema utiliza elementos pasivos y estáticos que son de fácil construcción o ensamblaje en la obra. La instalación de cada panel y su interconexión es rápida y sencilla, sin grandes exigencias de mano de obra. Debido a lo simple del diseño del sistema, no se requiere de personal altamente calificado para su construcción. Además, por ser la conducción del agua un flujo gravitacional, ésta no emplea mecanismos que usan energía para su funcionamiento y/o que sean complejos de operar y reparar.

La tecnología de captación de agua atmosférica es particularmente ventajosa en proyectos que por su tamaño relativamente pequeño, no justifican inversiones de gran magnitud.

Las condiciones climatológicas del borde costero de Atacama, con abundante y densa nubosidad que se presenta durante la noche y disipa durante la mañana, a lo largo de todo año, garantizan la presencia constante de la camanchaca. Así se asegura la disponibilidad permanente, sólo con algunas variaciones estacionales, del recurso hídrico esencial para el funcionamiento de los atranieblas de Falda Verde y de los demás proyectos similares que se llevan a cabo en las áridas tierras del Norte Grande de Chile..

Lecciones (Fuerzas u debilidades)

El aspecto más relevante del Proyecto Falda Verde es que ha sido autogestionado desde sus inicios. En este factor, que lo distingue de proyectos anteriores que no tuvieron un éxito continuado, radica su mayor fortaleza. Pablo Osses es enfático al señalar que "ésta ha sido una iniciativa nacida y gestionada por los propios pescadores, y por tal razón, ellos son los primeros interesados en mantener y ampliar el proyecto, así como en buscar nuevas fuentes de ingreso asociadas al uso de agua".

El agua captada en Falda Verde, a diferencia de la captada en proyectos como el que alguna vez existió en Chungungo, es privada y por ende existe un compromiso e

interés aun mayor por mantener el sistema. "Acá no hay un interés político o electoral asociado al abastecimiento de agua", indica Pablo Osses.

Sin embargo, quizás en esta misma falta de un apoyo institucional emanado de políticas públicas para la protección del ambiente radique una de las mayores debilidades del Proyecto Falda Verde y de otros similares.

No hubo en el pasado voluntad política para impedir el grave deterioro ambiental de la bahía y la comuna de Chañaral, causado por las explotaciones mineras ni para subsanar posteriormente esos daños. No se observa tampoco esa voluntad en el presente. Ciertamente no se expresa en medidas legales efectivas de protección del aire, el agua y el suelo de la región que rodea el cluster minero constituido en los últimos años en la precordillera de Atacama.

Y si bien los atrapanieblas siguen de pie en los acantilados sobre Chañaral, produciendo agua para irrigar los cultivos de la Agrupación de Falda Verde, a pocos kilómetros de allí prosigue el ciclo de explotación y procesamiento de de minerales de alto precio en los mercados internacionales, con tecnologías que involucran riesgos graves para la salud humana y el medioambiente.

Finalmente, hay que tener presente la fragilidad del sistema de atrapanieblas frente a los elementos naturales. Las tormentas de viento destruyeron en dos distintas ocasiones los atrapanieblas del proyecto emblemático de la caleta de Chungungo, en la IV Región. Fue necesaria la ayuda de instituciones gubernamentales para volver a levantar los paneles recolectores de agua de niebla. El diseño de los paneles ha evolucionado para hacerlos más resistentes, pero no hay garantías de que sean totalmente resistentes a los temporales de invierno. Sin apoyo oficial, mientras no genere recursos suficientes para autofinanciar la eventual reconstrucción de los paneles, el proyecto de Falda Verde queda totalmente dependiente de la buena voluntad del sector privado para el rescate de su infraestructura. Si el sector privado no interviene, o no lo hace a tiempo, estará en riesgo la irrigación de los cultivos y plantaciones que constituyen la fuente de ingresos de los participantes del proyecto y sus familias.

Trasferibilidad (Potencial de replicacion)

En una región tan extensa, tan falta de lluvias, de ríos y de acuíferos subterráneos, a la que le cabe además el dudoso privilegio de albergar el desierto más seco del mundo, habría sido un tremendo sinsentido desperdiciar el tesoro húmedo de las costas del norte: la camanchaca, o niebla costera. Y pese a la falta de un apoyo gubernamental sustantivo, hay actualmente centros de investigación, universidades, ONG e incluso estudiantes comprometidos con el desarrollo, divulgación y aprovechamiento efectivo de esta tecnología apropiada, que ha demostrado ser eficiente y eficaz en la obtención de agua a bajo costo para los proyectos agrícolas y de forestación que llevan a cabo las comunidades rurales en las tierras áridas del norte de Chile.

Prueba de que los atrapanieblas tienen aún mucho que aportar en la lucha contra la desertificación y en el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades de las zonas áridas y semiáridas del país son las frecuentes iniciativas de difusión de los beneficios de esta tecnología entre los estudiantes de los colegios del norte chileno y entre la población en general.

La más reciente de ellas fue organizada por el Centro de Desierto de Atacama en septiembre de 2007. Un grupo de geógrafos de la Universidad Católica de Chile realizó un ciclo de charlas y capacitación en terreno en cuatro colegios de Iquique y uno de Alto Hospicio sobre el tema de la captación de agua de neblina, con la finalidad de que los estudiantes aprecien el recurso hídrico producido por la niebla.

Esta misma institución se ocupa desde hace años del estudio de la niebla como recurso hídrico. El profesor Pablo Osses trabaja hace más de una década en el tema y ha tenido oportunidad de aplicar lo investigado. Su labor se ha hecho realidad en Chile, Perú, México, Nepal, Yemen, Eritrea, Namibia y Sudáfrica. Su meta era producir agua de niebla a niveles importantes con el menor costo posible y lo logró: ya se han instalado alrededor de 250 atrapanieblas en distintos países, incluyendo Chile.

Actualmente se encuentra trabajando con la profesora Pilar Cereceda -pionera en estos temas- en un estudio para determinar áreas de productividad de agua en el Norte Grande de Chile, particularmente en la Primera Región. «La idea es cruzar esta productividad de agua en consideración al tipo de suelo, las características climáticas y el desarrollo de posibles cultivos para obtener, teóricamente, un área productiva para esta zona que tiene hoy un costo de oportunidad igual a cero», enfatiza.

Los atrapanieblas son hoy la base de proyectos en curso para repoblar con flora nativa sectores importantes de los faldeos montañosos de algunas zonas áridas del norte y frenar el avance del desierto; para cultivar huertas familiares en comunidades rurales de escasos recursos; para desarrollar cultivos alternativos de plantas autóctonas, como la quínoa (un cereal altamente proteico) y el chañar (un árbol de apretado follaje que constituye un cortaviento natural y cuyo fruto comestible, rico en azúcar y aceite, se utiliza para la preparación de arrope, o miel de fruta).

Referencias

Contactos:

Hugo Streeter Cortez

Agrupación de Atrapanieblas de Falda Verde, Sector falda verde 4 Km. Al norte de Chañaral dirección camino c-120 Chañaral - Pan de Azúcar , III región de Atacama- Chile, Correo electronico: atrapanieblaatacama(at)chile.com

Rubén Daniel Olguín Cabezas

Agrupación de Atrapanieblas de Falda Verde, Freire #539 centro, Chañaral 09-9574808, Pilar Cereceda, Instituto de Geografía de la Universidad Católica de Chile, http://www.geo.puc.cl/

Virginia Carter

FogQuest, http://www.fogquest.org

Documentacion:

P. Cereceda, Two years of fog measurements at the site "Falda Verde", north of Chañaral (Chile), Equipo de Estudios de Ecosistemas de Niebla, Universidad Católica de Chile, http://www.geo.puc.cl/observatorio/cereceda/C72.pdf

Proyecto Falda Verde: Agua en el desierto, Revista Ecoamerica (n° 68, junio de 2007), http://www.ecoamerica.cl/pdf_notas/68/53-55.pdf

David Brooks, WATER / Part 2. The Approaches, http://www.idrc.ca/en/ev-19581-201-1-DO_TOPIC.html

Contaminación de la Bahía de Chañaral por el Mineral El Salvador:
http://www.accionchilena.cl/Ecofilosofia/Contaminacion_Chanaral.htm
www.accionchilena.cl/Ecofilosofia/Contaminacion_Chanaral.htm
http://www.codelco.com/la_corporacion/division_salvador.asp

Foto de Chañaral (antiguo): http://www.biblioredes.cl/bibliored/templates/busquedas.aspx?valor=Cha%C3%B1aral
http://www.geovirtual.cl/Museovirtual/pueblos/tur025Chan01.htm

Revised Short Version: Fishermen Catching Clouds for an Alternative Livelihood - Fog Collectors in the Coastal Border of the Atacama Desert (in pdf-format - 090914)